Tú puedes ayudar a cuidar el medio ambiente.

El cuidado del medio ambiente no debe ser sólo una problemática de estados –aunque todavía existan algunos que ilusoriamente quieran desentenderse del tema-. Cada ciudadano del mundo puede hacer algo para proteger el lugar en el que vive. Por muy pequeñas e insignificantes que parezcan sus acciones, todo suma.

Los “compromisos” van desde acciones tan sencillas como:
No dejar grifos abiertos y hacer un uso responsable del agua; No regar el jardín en exceso, ni lavar el coche con demasiado frecuencia; cambiar las bombitas de sus casa por unas de bajo consumo y hacer las compras con carrito en lugar de utilizar las bolsas de plástico que ofrecen los locales, hasta otras que implican tomarse un poco más de tiempo como escribir a grandes empresas para que se comprometan a no utilizar materias primas modificadas genéticamente en sus productos; asociarse a una cooperativa de productos ecológicos y comprar con regularidad; evitar los productos envasados, reemplazándolos por otros reciclados.
Foto: Imagui.com
Cambiar las lámparas comunes por las de bajo consumo (si cada casa de los Estados Unidos cambiara sólo una lámpara, equivaldría a sacar de circulación a un millón de automóviles).
Apagar la PC por la noche o cuando no se use, al igual que otros electrodomésticos (la mayoría consume electricidad aunque no se los esté utilizando).
Aprovechar el papel al escribir, imprimir ambos lados de cada hoja, reciclar o comprar papel reciclado o usar papel electrónico (un oficinista desperdicia 75 Kg de papel al año.)
Cepillarse con el grifo cerrado (el agua perdida durante las cepilladas de dientes representa el 1% del consumo mundial).
No usar vasos descartables (al pedir un café en el trabajo, por ejemplo, se puede pedir una taza normal, que, además, mantiene mejor la temperatura de la bebida).
Apagar la luz. Básico (además, en verano, las lámparas contribuyen a calentar el ambiente).
Hacerle mantenimiento al auto (no sólo se extiende la vida del coche, si no que se previenen o reducen las emisiones tóxicas y se ahorra combustible; también, hacer una limpieza de objetos innecesarios en el auto reduce el peso y la energía necesaria).
Usar pilas y baterías recargables (se producen alrededor de 15 mil millones de baterías alcalinas, la mayoría no son recicladas; un cargador, además, te puede salvar cuando todos los negocios están cerrados).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *