¿Cómo puedo saber cuando un chocolate es de calidad y saludable?

Hoy en día, los consumidores van a aumentando sus conocimientos e interés por saber que consumen, aun así sigue habiendo “lagunas” y te puedes encontrar personas que miran con lupa una tabla nutricional y los ingredientes de un producto sabiendo leer las etiquetas, y por otro lado te puedes encontrar a otros consumidores que no le prestan importancia leer las etiquetas o ignoran como se lee una. En los supermercados, en la zona de dulces y golosinas podemos encontrar una amplia oferta de chocolates, chocolates que siendo sinceros, tienen más cantidad de ingredientes ajenos al producto principal que debería ser su base: el cacao.   bread-1277006_1280   Hay varios detalles en los que hay que fijarse para reconocer si un chocolate es de calidad y no de azúcar acompañado de algo de cacao: El primer detalle es que el chocolate tenga al menos un 70%, este porcentaje representa la cantidad y pureza del cacao, así que, a más porcentaje, mayor cantidad y pureza del cacao. Un chocolate con un porcentaje de un 75% nos proporcionará de forma más abundante los beneficios del cacao con respecto a uno que tenga un porcentaje de un 35%, ya que este último tiene menos cacao y tendrá más cantidad de otros ingredientes. Lo recomendable para aprovechar los beneficios del cacao es que se consuma chocolate mínimo de un 70%, poco a poco ir aumentando el porcentaje si tu paladar es capaz de soportar sabores más amargos hasta alcanzar el 90% o incluso el 100% (este último es para los muy valientes). Este detalle importante, pero más complicado de conocer por el consumidor es que tipo de grano de cacao se ha usado para elaborar ese chocolate. Existen tres tipos de cacaos: criollo, forastero e híbridos como el trinitario. El primero es de mejor calidad y se destina para elaborar los chocolates más finos. El segundo es de peor calidad y representa el 90% del mercado del chocolate. El tercero, el trinitario, conserva la calidad del primero y la robustez del segundo y se usa en la mayoría de los chocolates de calidad que se comercializan. En tercer lugar, a la hora de leer la etiqueta, en primer lugar en la lista de ingredientes tiene que aparecer el ingrediente: pasta de cacao. La cantidad de un ingrediente en un alimento va en orden de izquierda a derecha en la lista de ingredientes, por ejemplo: si en un chocolate aparece el azúcar en primer lugar y en segundo lugar la pasta de cacao, ese chocolate tiene más azúcar que cacao. Lo recomendable y para que sea un buen chocolate tiene que aparecer la pasta de cacao en primer lugar en la lista de ingredientes.   Desgraciadamente, muchos de los chocolates que encontramos en el mercado tienen más azúcar u otros ingredientes antes que cacao, ingrediente que tiene que ser la base principal y en mayor cantidad. Cuando nos referimos a otros ingredientes aparte de la pasta de cacao y del azúcar, nos referimos a la manteca de cacao (grasa natural del cacao), cacao en polvo, lecitina de soja, lecitina de girasol, edulcorantes en las versiones sin azúcar, aroma de vainilla, frutos secos, etc.   Dejando de lado el chocolate negro, pasamos al chocolate blanco, que siendo exactos, no es chocolate, es manteca de cacao, es decir, la grasa del cacao. Se obtiene del chocolate negro cuando le quitamos la pasta de cacao y el cacao en polvo dejando solo la manteca. A este “no chocolate” se le añade leche, azúcar y aroma de vainilla.   Beneficios del cacao Es importante escoger un buen chocolate para disfrutar de sus beneficios porque tienen muchos. Antes hemos señalado como diferenciar un chocolate bueno de uno malo, ahora vamos a hablar sobre sus beneficios: Tiene una gran cantidad de antioxidantes. Aumenta el colesterol bueno (HDL) y disminuye el malo (LDL). Mejora la capacidad cognitiva. Reduce la resistencia a la insulina. Gracias a la gran cantidad de antioxidantes que tiene el chocolate, ofrece protección a la exposición al sol. Tiene un potencial efecto cardioprotector. Reduce la presión arterial. La grasa saturada del chocolate ejerce un efecto protector frente al daño hepático por el consumo de alcohol.   Hay que decir que aunque el chocolate negro (ese es el bueno) tenga gran cantidad de beneficios, no debe de ser excusa para ponerse como un loco a comerlo, hay que comerlo con moderación, si el consumo es habitual, 32 gr/día es suficiente y recomendable. El chocolate con poco cacao es muy adictivo, el chocolate con un alto porcentaje de cacao ya no lo es tanto, por eso hay que tener cuidado en no caer en un consumo excesivo empujado por la adicción que produce el azúcar.   choco   Conclusión   Ahora ya sabemos lo que tenemos que hacer para consumir un chocolate de calidad y saludable, además de pagar por lo que realmente queremos comprar: chocolate. La clave está en consumir chocolate negro y procurar evitar los chocolates con poco contenido en cacao y alto en otros ingredientes.   Chocolates en Ecospain: http://ow.ly/4nmamc   Autor: Antonio José Pérez Sánchez. Dpto. de nutrición y dietética de Ecospain. Contacto: Info@ecospain.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *